“HOY CREYENTES Y NO CREYENTES ESTAMOS DE ACUERDO EN QUE LA TIERRA ES ESENCIALMENTE UNA HERENCIA COMÚN, CUYOS FRUTOS DEBEN BENEFICIAR A TODOS”.